INNOVACIÓN CON TRADICIONALISMO

DERECHOS DE AUTOR EN LOS MEDIOS DIGITALES

Hoy hablaremos de un tema sumamente interesante por el hecho de que se combina algo bastante tradicional con el toque exquisito de la innovación y tecnología, y sabemos que estos últimos son básicos, esenciales y de suma importancia para el crecimiento y evolución tanto del ser humano como del entorno y cosas materiales. Hablaremos del derecho de autor en los medios digitales. Desgraciadamente los derechos de autor en los medios digitales aún no están implementados al cien por ciento ni de manera fuerte, y esto pasa en la mayoría de países y regiones, pero está el aliento de que ya se está empezando a introducir, y poco a poco se podrá fundamentar de manera tan exitosa que será una avance tecnológico para cada rincón del planeta.

El derecho de autor define los derechos de los creadores sobre sus obras, las cuales pueden abarcar desde libros, música, pinturas, esculturas y películas hasta programas informáticos, bases de datos, anuncios, mapas y diseños técnicos.

Los derechos de propiedad intelectual se asemejan a cualquier otro derecho de propiedad: permiten al creador, o al titular de una patente, marca o derecho de autor, gozar de los beneficios que derivan de su obra o de la inversión realizada en relación con una creación.

Cuando usted crea una obra, o contribuye a crearla, posee derechos sobre ella. Como titular de derechos de autor, puede decidir si otorga o no permiso a terceros para utilizar o explotar su obra. Dichos acuerdos toman normalmente la forma de una licencia.

Los titulares de derechos utilizan diversas tecnologías digitales para proteger sus obras contra la infracción. Estas tecnologías protegen sus obras contra toda modificación no autorizada de las mismas; pueden limitar el número de copias que pueden hacerse de una obra y los dispositivos en los que pueden utilizarse. Con arreglo al derecho internacional, es ilegal suprimir, modificar o eludir las medidas tecnológicas de gestión de los derechos que protegen las obras.

La mayoría de los productos digitales de hoy están compuestos por materiales educativos, como los cursos online. Muy populares en todo el mundo, tienen un amplio alcance y presentan posibilidades de beneficios para sus productores.

De esta forma, los productos digitales también son víctimas de infracciones de derechos de autor, principalmente a través de la reproducción no autorizada de la obra en otros canales.

En general, este tipo de infracción tiene como objetivo eludir el derecho a la remuneración por parte del autor, quien está financieramente perjudicado ya que no recibe por su trabajo. Así, los productos digitales forman parte de un grupo de obras intelectuales que sufren con la piratería siendo objetos de la distribución ilegal. Además, existen quienes reproducen productos digitales, comercializándolos en otras vías. Así, buscan beneficiarse de la propiedad intelectual de los demás. La mejor forma de garantizar los derechos de autor en la Internet es tratar de registrar tu idea, haciendo explícito, por medios legales, de que eres el autor de tu obra intelectual, producto digital o cualquier otro elemento en el que se pueda aplicar la ley de derechos de autor.

Por todo esto se le debe de tomar suma importancia al hecho de legislar concretamente los contenidos digitales, ya que cuando hablamos de derechos de autor, casi siempre obviamos los contenidos digitales. La diferencia de “uso público” o “titularidad privada”, no parece muy clara en este rubro.

Todo contenido original, por ejemplo, textos, obras de arte, fotografías o videoclips, que usted haya creado y publicado en su sitio web puede recibir protección por derecho de autor.

Los programas informáticos y otros tipos de software, incluidas las aplicaciones móviles (como WhatsApp, Instagram, Facebook o juegos como se fishdom) están protegidos como obras literarias en el marco del derecho de autor. En tal calidad, reciben protección automáticamente desde el momento en que han sido creadas y no es necesario registrarlas formalmente. En algunos países, sin embargo, el procedimiento para registrar software voluntariamente puede ser diferente al procedimiento relativo a otro tipo de obras creativas.

Como conclusión podemos decir que lastimosamente los derechos de autor en los medios digitales aún no tienen el impacto de manera gigantesca, pero al menos ya se está introduciendo y con bastante esfuerzo e importancia lograra posicionarse de manera impresionante y fuerte trayendo consigo un avance increíble gracias a la innovación y tecnología.

También podemos concluir que no siempre los avances tecnológicos y la innovación tienen una introducción fuerte, hay rubros donde se requiere más esfuerzo y tiempo para que la tecnología tenga su impacto, pero a pesar de esto la tecnología una vez más demuestra que es capaz de estar presente en cada rincón, rubro y espacio, y lograr grandes beneficios evolutivos y de crecimiento para la sociedad, ya sea a corto, largo o mediano plazo.